miércoles, 24 de febrero de 2010

Una confesión

Lo que voy a contar ahora es algo para mi muy difícil de compartir, de hecho solamente he tocado el tema con nuestra amada Hada Elly. Una vez intenté hablarlo con mi madre y me arrepentí en el momento en que abrí la boca.

Elly, no fue mi intención cargarte de mis culpas o problemas, pero quizás pensé que.....pués la verdad es que no sé lo que pensé, fue algo natural. Después cuando colgué contigo me dió cosa que te hubiera dejado saber que lo estaba pasando mal y la verdad de mi llamada no fue esa, yo solo quería poder arrancarte alguna carcajada....y menos mal que lo conseguí¡! eh¿?

Llevo dos meses muy difíciles con mi hijo, tan malos son que hasta he sentido sentimientos que no son propios de una madre, sentimientos que tal como me han llegado me he arrepentido de tenerlos, aunque no he podido desterrarlos y obviamente algo no anda bien en mi cuando me ocurre esto porque sencillamente durante un tiempo se me había olvidado que amo, quiero y adoro a mi hijo.

Desgraciadamente mi hijo tiene muchas carencias emocionales las cuales yo intento suplir, pero no he sido capáz de hacerlo y esto, junto con que neceista un cambio de su medicación, ha dado la cara con un comportamiento hacia mi violento, despreciable y odioso. Puedo decir que llevo dos meses con el alma hecho añicos, sin poder dormir, haciendo un esfuerzo muy grande para levantarme por las mañanas porque la verdad es que solamente quiero quedarme en casa y no tener que ver a nadie, porque me tengo que esforzar para que no se me note en la cara, no quiero que nadie piense que mi hijo es un monstruo o "energúmeno" como ya me han dicho personas cercanas a mi, así que me callo y no cuento nada a nadie, simplemente a la doctora que lleva mi hijo y eso cuando nos toca la cita.

Pero hoy todo esto ha cambiado.

Hoy he tenido una tutoría, porque evidentemente si mi hijo no está bien en casa, no puede estar bien en el colegio. Después de una larga charla con la tutora, donde las dos estamos de acuerdo de las carencias que puede tener mi hijo, hemos empezado a trabajar juntas para ayudar a mi hijo. Ella me ha pedido el num de tlf del padre y lo ha llamado delante mía, le ha comentado toda nuestra conversación, ha dicho que el niño necesita estar con él un par de horas todas las tardes para reforzar la relación padre/hijo, para ayudarle con las tareas y más importante para intentar equilibrarle emocionalmente. Me daba pavor porque no sabía como él iba a tomarse esa llamada pero tengo que decir que mi ex marido ha accedido a todo lo que llevo pidiendole desde hace semanas y no ha hecho caso. Quizás ese ha sido mi fallo, cuando yo pido ayuda, directamente o indirectamente, y no me tienden la mano, dejo de pedírlo.....y que ha pasado¿? Pués que la situación me ha superado y no me sentido apta para ser madre.

Después de que la tutora haya hablado con mi ex marido ha llamado al niño para que entrara a la clase y hemos hablado con él. Cuando él ha contando como se sentía con sus grandes ojos oscuros llenos de lágrimas, confirmando todo lo que habíamos hablado nosotras .....no os puedo explicar lo que he sentido................ fue como cogerle en brazos por primera vez......dejé de ver al niño que ultimamente me había despertado odio para ver a mi hijo al que adoro.

De pronto todo ha vuelto a su sitio y hoy no me siento mala madre e incapáz, todo lo contrario me siento con fuerzas para seguír luchando por mi D.