jueves, 11 de marzo de 2010

Lluvia

Poner palabras sobre papel, o en este caso sobre un documento de Word, es una manera de auto ayuda, una manera de desahogarme, una manera de intentar combatir este malestar y esta oscuridad para volver a ser la de siempre,

Intento esconderme detrás de palabras amables y sonrisas forzadas, pero no estoy bien y lo que hace sentirme aún peor es que me siento culpable y sobre todo, me siento egoísta. Me siento mal sabiendo que realmente no tengo motivos para encontrarme de esta manera, solo me ocurre lo mismo que en millones de hogares del mundo, me siento mal por no tener la fuerza necesaria para sacar todo adelante y aprovechar lo bueno que hay en mi vida.

Sé que soy afortunada por muchas cosas, pero esas cosas desaparecen cuando me hacen sentir mal, cuando pensamientos oscuros nublan mi mente y perturban las horas de sueño, cuando las lágrimas no paran sin motivo aparente, cuando me falta un abrazo tan necesario, cuando no tengo fe en nada, cuando no puedo hacer desaparecer la lluvia que cae sobre mi y que cada vez pesa más, cuando miro a otras mujeres quiero ser como ellas……por qué no soy feliz siendo yo¿?

Al igual que no puedo controlar las borrascas que azotan el sur, no puedo controlar mi estado de ánimo, no puedo hacer que cese la maldita lluvia, ni puedo hacer que salga el sol y esto hace que cada vez todo esté más nublado y oscuro, me debilito aún más, oscureciendo un alma que siempre ha sido colorido, me refugio en mi misma y eso no es bueno, porque ahora mismo soy la peor compañía del mundo………………….quiero que deje de llover, no quiero mojarme más.


Y ahora sonrío, porque al escribir con lágrimas cayendo sobre mis mejillas veo que todo no está perdido….queda mi sentido del humor. Después de leer lo que siento……veo que lo que necesito en mi vida para no mojarme más es ………




un paraguas!!!




Tenía razón, es bueno escribir las cosas.

Prometo luchar contra esto.

Os quiero.