martes, 18 de octubre de 2011

Querido Cuerpo

Querido cuerpo,

Hace poco que hemos cumplido 45 años.........Una edad que dicen que para una mujer está en el lado equivocado de los 40. ......pero claro, eso es según no se qué encuesta y preguntado a no se cuantos hombres.

Todo comenzó cuando con 12 años me llevaron a un club de señoras mayores para perder peso........cuando lo normal es que a esa edad el cuerpo se descontrole un poco para poder "formarse".........en ese momento dejé de ser feliz contigo....y era solo una cría.......a partir de ese momento comenzó nuestra relación de odio y vergüenza.

Me apuntaron a clases de baile con esas niñas tan delgadas y pequeñas, lo pasaba fatal, quería estar jugando un partido con mis amigos, pero ahí estaba yo en clase de baile.... con mis dos pies izquierdos.

Empecé a someterte a largas temporadas de ayuno, de atracones, llevándonos al terrible efecto yo-yo, he contado las calorías de absolutamente todo, he seguido todas las dietas posibles...la de la piña, la Atkins, la Cambridge, la de la sopa, la de la zona, la del bocadillo, la de las proteínas., etc, etc

Te he machacado en clases de aerobic, de spinnng, de body pump, de sesiones de sala, de sentadillas y abdominales infernales, de correr hasta no poder más, todo con la esperanza de convertirme en otra persona.

He odiado cada una de tus cicatrices.

Te odiaba porque en vez de tener piernas esbeltas y largas...tenía patorras, quería tener unos brazos más firmes, un culo más pequeño, unos pechos más tersos, unos labios más carnosos, te odiaba porque hasta mi pelo era rebelde (ahora ya sabéis porque lo llevo corto), te odiaba porque te culpaba del hecho de que yo fuera tan callada y tímida, te odiaba porque siempre era la amiga buena gente.

Pero hoy, todo ha cambiado

Si voy al gimnasio.......no es para castigarte, ni para cambiarte........ es porque hace sentirme bien, porque el deporte es bueno y porque me ayuda mantenerme alejada del tabaco 7 meses después.

Cada una de tus cicatrices cuentan una historia sobre mi vida.

No puedo odiarte, has dado la vida a los dos personas más importantes de la mía

No puedo odiar unos brazos que han acunado, protegido, calmado y ayudado a los demás.

No puedo odiar un cuerpo que ha sido acariciado y deseado.

No vivo de mi cuerpo, soy una mujer normal.


Prometo cuidarte en vez de castigarte porque por primera vez (por lo menos no me acuerdo de sentir esto) me encanta estar en mi piel.



5 comentarios:

  1. Eres tan adorable como tu cuerpo, chica del pelo corto.
    Ya me contraras las dietas de la zona y del bocadilllo. Lo he flipao!!!! Jeje

    Mil besos amore!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa.......me ha faltao la dieta del cucurucho......pero me falta lo principal....el cucurucho!!! jajajajaja sí.....podría escribir sobre mis experiencias con las dietas....toda una odisea!!!! Mil besos pa ti guapa xxx

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, asumir, querer y cuidar la parte de nosotras que nos acerca a los demás, es una tarea dificil algunas veces, pero un triunfo que no se pierde.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. cada edad tiene su encato vivirlas con ese entusiasmo es quererse..
    me pasaré mas seguido.

    saluditos

    ResponderEliminar